Escenarios en los que deberías considerar cambiar de banco

cambio_de_banco.jpg

Las alternativas financieras se presentan hoy en múltiples formatos y combinaciones. Diferentes bancos ofrecen distintas opciones de cuenta, cada una con sus propias condiciones y beneficios. En medio de tantas opciones, lo importante es que podás analizar y entender cuál te conviene más y se alinea mejor con tus necesidades.

Es probable que no podás escoger el banco donde te depositan el salario, pero sí es más común escoger una o más opciones financieras que complementen la administración de tus ahorros e incluso de tus gastos. Por eso, te presentamos una breve guía que te permitirá darte cuenta si estás eligiendo la opción adecuada o si cambiarte podría ser una mejor alternativa para vos:

1. Te están cobrando cargos ocultos mensualmente

A tod@s nos ha molestado ver cargos extraños en nuestro estado de cuenta. Sin importar que el monto sea alto o bajo, es necesario conocer por qué se nos está cobrando un “extra” y que exista una respuesta clara y justa de parte de la entidad financiera.

Es necesario conocer de antemano las razones por las que se te cobrarán multas o cargos en el futuro, ya que hay bancos que, por ejemplo, cobran una multa si no se realiza cierto número de transferencias al mes o la cuenta permanece inactiva por un tiempo. Lo ideal es que investigués sobre opciones libres de cargos ocultos, lo cual es mucho más seguro y confiable.

2. Comunicarse con tu banco es toda una odisea

No siempre hay chance de ir al banco a resolver algún problema específico y a veces es necesario recurrir al teléfono. ¿Estar en espera y que te transfieran de un departamento a otro te suena familiar? No hay nada peor que esto, especialmente cuando el tema es urgente, como cuando sospechás de fraude o perdés tu tarjeta.

3. El app del banco es terrible

Si pasás todo el tiempo conectad@ y revisás constantemente tu balance, hacés transferencias y querés ver el desglose de tus transacciones; ayuda mucho que la aplicación de tu banco sea amigable y fácil de usar.

Cuanto menos tiempo tenés que invertir en manejar tus finanzas y personalizar el uso que les das, más atractiva se vuelve un app móvil.

4. Te das cuenta que estás perdiendo dinero

No se trata únicamente de cargos ocultos y cobros adicionales al usar servicios, es también el valor del tiempo que perdés. Así que si pensás en lo que durás haciendo filas y trámites, más las veces que intentás hacer transacciones fallidas... y a esto le sumás lo que tardás resolviendo inconvenientes –como la reposición de una tarjeta que perdiste– realmente estás desperdiciando tiempo y dinero.


¿Por qué quedarse con el "malo conocido" cuando hay servicios que te permiten administrar tu dinero de manera proactiva, ahorrar inteligentemente, y tener tener claridad sobre lo que está pasando con tus finanzas?

Wink es la app de servicios financieros pensada para vos. Simple, fácil de usar y sin trámites innecesarios o cargos ocultos.

¿Te gustaría crear una cuenta en menos de cinco minutos y empezar a probarla hoy mismo? Descargá la app desde Google Play o del Appstore de Apple y contanos qué pensás. ;)

Ivan Alarcon